LAS DIFERENCIAS TE HACEN ÚNICO, DISFRUTALAS
25 September 2019

“... llegó el momento, volvemos a empezar, otra vez a las puertas de un nuevo curso. Veremos cómo les va este año. Tengo ganas pero miedo al mismo tiempo. No ha hecho nada en todo el verano, no ha cogido un libro ni ha escrito nada. Eso sí, se ha pasado los días cantando, bailando, tocando instrumentos que encontraba por casa y si era necesario, los creaba. También hemos disfrutado con sus espectáculos musicales. Incluso hizo una pequeña representación teatral en un encuentro familiar que por cierto, fue todo un éxito! 

A mi me ha pasado lo mismo!  Tengo la casa llena de pinturas, figuritas de barro y plastilina, hojas llenas de garabatos, collares y macramé. Me hizo comprar cajas de colores y acuarelas de diferente tipo, hilo y bolitas de medidas y texturas distintas. Además, se quiso llevar el caballete de vacaciones. Y si os soy sincero, no lo hace nada mal.

No os quejeis que yo tengo un zoo en casa. Animalito que veía, animalito que se llevaba. Caracoles, lagartijas, gusanos de tierra y suerte que no pudo con las luciérnagas. Como no teníamos suficiente con los gatos, perros, peces y tortugas, ahora quiere adoptar a todas las pequeñas criaturas que ha ido encontrando. Tiene cuidado y se responsabiliza de ellas, más que de las tareas de casa, pero pronto no cabremos de tantos que seremos. Ha querido hacer caminatas largas por el bosque y no ha parado de preguntar por todo aquello que iba viendo, el porqué del olor de las flores, los colores del arcoiris, el frescor de la tierra húmeda… En ocasiones, no sabía bien bien qué responder.  

A mi también me ha costado que haga deberes. Encontró unos legos de cuando éramos pequeños y se ha pasado los días haciendo construcciones con las piezas que tenía. Casi ha hecho un pueblo, lleno de detalles. También quiso hacer una nave! Como le faltaban piezas, muchas veces construía nuevas. Ha inventado mil y una, haciendo cálculos y probando. Realmente, casi ni le hemos visto. 

Yo si que no le he visto el pelo. Nada más salir de la escuela, fuimos a la biblioteca y se han pasado los días devorando libros y haciendo viajes de casa a la biblioteca y a la inversa. Le atrae cualquier temática pero últimamente ha mostrado preferencia por una colección en particular y de la cual no deja de hablar. También los he visto escribiendo un cuento y les ha quedado bastante bien, muy tierno y bonito. 

No me hableis del verano! Suerte que la apuntamos a un campus multideportes porque, allí donde íbamos, la pelota, la bici, el monopatín o el bañador nos acompañaban. Se ha pasado el verano nadando, saltando, con una pelota a su alrededor y con las deportivas en los pies. Le encantan los deportes, ya sea haciendo volteretas o corriendo arriba y abajo. El último descubrimiento ha sido la escalada en un rocódromo que encontramos. Está encantada!

Pues nosotros tuvimos un pequeño susto en casa y me sorprendió muy gratamente. Enseguida se dió cuenta de la situación y fue de gran ayuda. Entendió de inmediato que alguna cosa había cambiado y, me pareció, que incluso percibía las emociones del entorno  y actuaba según el momento. Realmente se mostró muy cuidadoso, siendo responsable y de gran ayuda. 

Bien, esperamos que el curso que ahora empieza lo vivan tan intensamente como el verano que han dejado atrás.”

 

Tantas formas de ser como tantas maneras diferentes de aprender. Todas válidas, importantes, diferentes, independientes y complementarias al mismo tiempo. Ninguna mejor ni peor. Habilidades determinadas genéticamente, pero potenciadas y desarrolladas en un entorno adecuado y mejoradas con herramientas concretas y asequibles para todos. Todas y todos las tenemos combinadas en diferente porcentaje de desarrollo. 

En el año 1983, Howard Gardner presentó una idea basada en la no existencia de una inteligencia única sino en la combinación de distintas habilidades que configuran el perfil de inteligencia, único y exclusivo para cada uno de los individuos. Esto implica que todos somos diferentes y, por tanto, no todos aprendemos del mismo modo. Esta teoría es conocida como Teoría de las inteligencias múltiples

Luchar por asumir e incorporar la diversidad desde una perspectiva inclusiva es una de las tareas pendientes de la sociedad actual en la que todas y todos nos deberíamos implicar con el fin de contribuir, de manera global, a la adecuada maduración emocional de nuestras niñas y niños.